Compañía de Jesús

"El Colegio de la Inmaculada Concepción está estrechamente ligado a la historia de la ciudad."

A fines de 1609 los Padres Jesuitas abren escuela en Santa Fe “la vieja” (donde hoy es Cayastá). El Hermano Sigordia sj fue su primer Director. “Esa modesta escuelita de 1609 es hoy el histórico colegio santafesino, que cual otro ninguno ha dado a la República eminentes estadistas y ciudadanos preclaros”, nos dice el Padre Furlong.

Los alumnos y maestros de esta escuela participaron del “sudor milagroso” del 9 de mayo de 1636, ante el cuadro pintado dos años antes por el Hermano Luis Berger sj.

Desde 1660 con el traslado de la ciudad, el colegio sigue su actividad en el nuevo emplazamiento. Padres del colegio participaron de las fundaciones de la reducción de San Javier (1743), San Jerónimo del Rey (1748, hoy Reconquista), entre los indios mocobíes y abipones. En 1767 se cierra con la expulsión de los jesuitas, la primera etapa del Colegio. Habían transcurrido 157 años.

Restablecida la Compañía de Jesús en el orden universal en 1814, vuelven los Padres Jesuitas a Santa Fe el 9 de noviembre de 1862 siendo Gobernador de Santa Fe Don Patricio Cullen. Vanos habían sido los intentos de gobiernos anteriores, como el de Pascual Echagüe en 1842, para lograr dicha reapertura.

Cinco años después se abre la Academia de Literatura “Santa Teresa de Jesús”, donde iniciaron su vocación literaria entre otros, Juan Zorrilla de San Martín, Gustavo Martínez Zuviría (Hugo Wast), Faustino Legón, Horacio Caillet Bois, Manuel Villada Achával, Alfonso Durán, Leonardo Castellani.

En 1869 se abren en el ámbito del Colegio las aulas de Derecho Civil, Canónico y Natural. Estas cátedras darán origen en 1889 a la Universidad de Santa Fe, que se transformaría en la Universidad Nacional del Litoral, a partir de 1918.

Desde 1875 funcionó junto a la actividad pedagógica normal, el Seminario Conciliar del Litoral, bajo la dirección de los padres jesuitas. A él asistieron alumnos uruguayos y argentinos, pertenecientes a la Diócesis de Paraná. En esas aulas cursaron entre otros, Mons. Mariano Soler, primer Arzobispo de Montevideo, Mons. Nicolás Di Carlo, primer Obispo de Resistencia y Mons. Antonio Caggiano, primer Obispo de Rosario y Cardenal de la Iglesia Argentina. Su actividad se extendió hasta el año 1906, cuando la recientemente creada Diócesis de Santa Fe, inauguró el Seminario de Guadalupe.

El viejo edificio de estilo colonial, con sus techos de tejas a dos aguas, con su huerta y su nutrida arboleda, en la que predominaban los naranjos, dará paso desde 1917 al edificio actual de dos plantas con reminiscencias góticas. En la planta alta funcionó el Observatorio Meteorológico, que brindara valiosa información, como la hora oficial a la ciudad de Paraná, hasta la década del 60.
En la manzana lindera al Este, comienzan en 1948 las obras del Ateneo Inmaculada, que tuvo la primera pileta cubierta climatizada del interior del país.

El Auditorio del Colegio pasó a ser el Cine Garay, abierto a todo público desde 1956. Parte del producido se destinaba a becas para alumnos de menores recursos. En el año 2010 este Colegio cumplió 400 años, desde aquella escuelita de Cayastá y en el 2012, 150 desde su reapertura en 1862. Es sin duda el más antiguo del país.

S5 Box